Historias de amor existen millones, y existieron a través de la historia. Desde Romeo y Julieta hasta Icardi y Wanda, pasando por Brad y Angelina. ¿Pero qué las hace tan especiales? ¿Qué son historias rebuscadas, trágicas? ¿O simplemente porque sus protagonistas son famosos y nos obligamos a conocerlas?

En este día de los enamorados, desde Wacho te vamos a contar algunas historias que no aparecen en Hollywood ni salen en las páginas de la Paparazzi.

La primera viene directamente desde el otro lado del mundo. Porque si de cosas bizarras se trata, siempre hay algún oriental dando la nota. Lee Jin-gyu, se llama este buen hombre de Corea del Sur que como tantos de nosotros disfruta revolcarse en su cama, con sus sábanas. Tanto es así, que no necesita una compañera o compañero de carne y hueso. Con su almohada le basta y le sobra para desplegar todo su cariño y todo ese amor. Nuestro amigo de 28 años fue poco a poco enamorándose de ella a la que llamó dakimakura que en japonés significa “esposa holandesa”. Se volvieron inseparables, salían a pasear por las plazas y hasta iban a comer juntos. La relación creció tanto que Lee decidió proponerle casamiento y antes de que ella pudiera responder, ya estaban parados frente al altar. Él, de impecable jacquet negro, ella de punta en blanco con sus cabellos dorados. ¿Cómo juzgar a este hombre cuando todos alguna que otra vez besamos a nuestras almohadas?

coreano-alomohada

La segunda historia es cerca de la primera. Solo basta cruzar el mar de Japón y llegar hasta Tokio, cuna del animé y los videojuegos. ¿Quién no fantaseó alguna vez con ser Oliver Atom o uno de los Caballeros del Zodíaco? ¿O simplemente salir a tomar algo con la chica de Ranma ½ o con el capo de Goku? Hubo alguien que se animó y pudo hacer realidad su sueño. El adolescente, que se hace llamar SAL9000, se enganchó con el personaje del videojuego Loveplus, Nene Anegasaki. Que el nombre no los confunda, Nene es una chica adolescente muy bonita que a todos nos hubiera enamorado en la secundaria. Si fuera real, claro. Pero parece que la virtualidad de la enamorada pareció no ser una barrera para SAL9000 que decidió casarse con Nene, y subir la boda a youtube. ¿No me creen? Abajo les dejo el link. Los flamantes marido y mujer hasta se fueron de luna de miel a Guam, una pequeña isla japonesa.

“Si más gente encontrase maneras de expresarse de esta manera, creo que la sociedad sería un poco más interesante” nos dice el joven que parece no estar muy contento con el mundo real.

También cuenta que Loveplus tiene un software que reconoce la voz y que esto hace posible que SAL y Nene tengan pequeñas conversaciones y hasta algunos juegos sencillos como el piedra, papel o tijera. Sí, todo este quilombo para terminar jugando a uno de los juegos más viejos y básicos que existen. Cada loco con su videojuego.

https://www.youtube.com/watch?v=26mWFuOWwuU

La tercera de nuestras historias ocurre un poco más al sur, en Bali, Indonesia. Ngurah Alit, un chico de 18 años, se enamoró de su vecina. Hasta ahí, nada raro. ¿O acaso nunca quisieron quedarse en el ascensor con el vecino del tercero? ¿O ir a pedirle azúcar a la del quinto y que te diga que te estaba esperando?

El problema llegó cuando los curiosos que pasaban por ahí encontraron a Ngurah y a su pareja teniendo sexo. Pero esto no era el inconveniente más grande, sino que la afortunada no era ni más ni menos que una vaca. Inmediatamente el caso llegó hasta los tribunales donde intentaron juzgar al chico. En su defensa, alegó que la vaca lo había seducido a él.

¿Cuál fue la sentencia del juez? Obligaron a Ngaruh a casarse con el animal. Lamentablemente no fue un matrimonio muy duradero ya que durante la ceremonia, el chico se desmayó ante semejante obligación y los jueces se apiadaron de él, y después de purificarlo en el río, decidieron sacrificar a la pobre vaca en una actitud puramente machista.

Para la última de nuestras historias de amor, lo mejor es subirse a un avión y volar directamente a una de las ciudades más románticas del mundo. ¿Cómo resistirse al romance cuando uno está en París? Una ciudad hecha para enamorarse, y Erika, una ex soldado norteamericana no fue la excepción. Hasta allá llegó para pasear en barquito por el Sena a la luz de la luna, caminar por los jardines de las Tullerías y tomar un buen vino en el pintoresco barrio de Montmartre. Pero su amor verdadero lo reservaba para alguien mucho más alto e imponente, silencioso y sugestivo. La mujer de 37 años, selló su amor con una ceremonia íntima con amigos y cambió su apellido de soltera por el de casada.

Pero este no fue el primer casorio de Erika Eiffel, que ya había estado casada anteriormente con otro objeto inanimado. Su primer matrimonio fue Lance, un arco, que ayudó a convertir a su esposa en campeona mundial de arco y flecha.

erika-eifel

Ya sea por objetos sin vida, por realidades virtuales, animales, o simplemente por personas de carne y hueso, el amor está en todas partes. No intentemos evitarlo, busquemos que nos llene y así poder compartirlo con los que queramos. Porque si no hay amor mejor que no haya nada.

¡Feliz día de los enamorados!

 

Comentarios

Comentarios