El año arrancó con un dólar a 18.76, la ilusión de un Mundial en puerta y Juan Darthes protagonizando Simona, la única serie para chicos en el prime time de la tele.

Terminó con un dólar a 39, la desilusión de otra derrota y Juan Darthés protagonizando la peor denuncia que pueden hacer los chicos.

¿Quién dice que en un año no pasa nada?

 

Nos animamos a discutir problemáticas que durante décadas estuvieron invisibilizadas, nos replanteamos nuestra forma de hablar y hasta aprendimos palabras que siempre deberíamos haber sabido.

¡Sororidad!

 

Las calles fueron invadidas por pañuelos, universitarios y bicis de Rappi.

Nos enteramos que existe una red de trata de menores en las inferiores del fútbol. Nos escandalizamos pero no dejamos de ir a la cancha.

Aparecieron los cuadernos Gloria y cuando las papas quemaron le pedimos al FMI que nos ayude a organizar nuestras cuentas. Aumentó el desempleo, la pobreza y la inflación. ¡SKERE!

 

Nos dedicamos a organizar eventos. Le armamos una fiesta a Trump, Putin y toda la burocracia planetaria. Como no nos dio para los Juegos Olímpicos hicimos los juegos de la juventud. Quisimos tener la “mejor final del mundo” pero las piedras nos obligaron a llevarla a Madrid.

¡ATR!

 

La tele y el cine se dedicaron a resucitar muertos: el Potro, Freddie, Luismi… A no, ¡sigue vivo!

Facebook blanqueó que vende nuestra información a las organizaciones políticas más malvadas. ¡Me gusta!

 

Nuestros ídolos nos hicieron llorar de emoción, risa y lástima.

Manu colgó la 20 y dejó de picar la pelota.

Stan Lee, Aretha Franklin, Milos Forman, Anthony Bourdain y Stephen Hawking se hicieron angelitos.

El Diego se puso la de presidente en Bielorrusia, la de DT en Sinaloa y la de meme en Rusia.

El Pity Álvarez dio su último y más triste show.

 

Nos entusiasmamos con el poliamor, nos asustamos con el estreptococo y nos aterramos con Bolsonaro.

Quisimos pegarle a Rodrigo Eguillor y romper todo cuando absolvieron a los acusados por el crimen de Lucía Pérez. ¡Mirá como nos ponemos!

 

Pero no todo fueron malas noticias… Mirko llegó a los 2 millones de seguidores en Instagram y después de un año encontraron al ARA San Juan.

 

Llegan 365 días que prometen estar cargaditos. Si sobrevivimos a la tormenta 18, estamos seguros que vamos a estar preparados para cuando llegue el huracán.

¡Feliz año Wachos!

Comentarios

Comentarios